Los cambios más desafiantes que trae la maternidad

Los cambios más desafiantes que trae la maternidad

by Marisol Ferreria

Hay muchos cambios que enfrentamos en nuestras vidas, cuando decidimos irnos a vivir solas, cuando queremos convivir con ese chico que nos vuelve locas y sin lugar a dudas uno de los más grandes, cuando entramos a la maternidad. Vivimos en un continuo bombardeo mediático, esas imágenes de familias perfectas con unos cánones de belleza impolutos donde todo es perfecto, no hacen nada más que mal prepararnos para lo que implica esa gran etapa, todo es muy lindo, muy dulce y muy romántico, y de hecho lo es, pero no como se comercializa.

El desafío de ser mamá es una experiencia transformadora que nos sacude todos los sentidos, nos obligara a re inventarnos en muchas áreas, a veces de forma extenuante, pero no hay que verlos con pesimismo, solo con una imagen mas ajustada a la realidad que nos permita adaptarnos mejor y disfrutar plenamente de ellos encontrando esa gran felicidad.

El mas obvio son los cambios físicos, pero esta adaptación física de nuestro cuerpo, conlleva cambios emocionales, no solo nos adaptamos a que la barriga nos crezca y por ende nuestro pies se hinchen para soportar nuestro nuevo peso, sino que nuestro cerebro se adapta con nuevas conexiones neuronales que nos permite desarrollar esa tan inexplicable sentido de ser madre, esa capacidad sobrenatural de poderlo todo, incluso de aceptar los cambios físicos tan drásticos a los cuales nos vemos sometidas; tal vez este proceso sea más duro para unas que para otras, pero los cambios están ahí, y convivir con ellos y embellecerlos es un reto que una madre hace.

Con ese proceso de embarazo y la llegada de nuestro hijo, nuestra carrera profesional se ve disminuida, aparece un nuevo sistema de responsabilidad que ya nos frena para esos sacrificios y trasnochos por terminar nuestro trabajo, somos ahora responsables de esa nueva vida, cuidar nuestra salud y la de él, es importante y eso hace que ese ascenso vertiginoso vaya poco a poco disminuyendo su velocidad, ya que comenzamos a compartir energía y recursos con nuestro pequeño; podríamos seguirlo intentando, pero esto representa un gran reto de esfuerzo y sacrificio.

Nuestra vida en pareja también cambia drásticamente, se genera una nueva tensión en la relación que nos lleva a desarrollar nuevas dinámicas de convivencia, donde las prioridades van cambiando no tan poco a poco como quisiéramos, las salidas, las relaciones, la familia, la economía, ese compromiso de los dos por compartirlo todo y sin lugar a dudas nuestra vida sexual se ve muy afectada; pero aquí esta la razón de porque son dos, ese apoyo mutuo y dialogo continuo, abierto, sincero, respetuoso y sobre todo lleno de amor, es la clave para sobrellevar esta nueva etapa y adaptarse a ese estilo de vida que es tan gratificante.

Y todo eso lleva a cambios, muchos cambios, tanto que sentirás muchas veces que ya has perdido esa identidad que te caracterizaba y hasta cierto punto es verdad, ya no eres esa mujer, eres una evolución de ella, eres una nueva versión de esa persona en búsqueda de un lugar en el mundo, reinventarse siempre es duro, pero es gratificante encontrar ese nuevo yo, junto a tu nuevo hogar.

Nada nos prepara para todos esos cambios, por mucho que leamos, ser madre es práctica y mucho nos tomará por sorpresa, retos, desafíos, pero ese amor nos mantendrá firmes y nos llenará de una nueva alegría que no habías experimentado, solo debes aceptarte, aceptar esos cambios y encontraras una nueva felicidad como nunca habías conocido, solo no tengas miedo de encontrarla.

Leave a comment

  • Please note, comments must be approved before they are published

$1 Days
$2 Hours
$3 Minutes
$4 Seconds